Diputados llevan a cabo foro “Globalización del Derecho”, en San Lázaro @DaliaMRocha @DipCiudadanoMX

Escrito por
  • Analizan impactos y consecuencias de la integración mundial en diversos temas
  • El ciberterrorismo y el ciberespacio, son resultado del uso de tecnologías de la información y la comunicación, señalan 

El impacto de la globalización en materias como derecho, medio ambiente, economía, política, tecnologías de la información y la comunicación, y sus efectos en el ciberterrorismo, ciberespacio y el desarme nuclear fue analizado en el foro “Globalización del Derecho”, que organizó la diputada Dalia María Rocha Ladrón de Guevara (MC), en las instalaciones de San Lázaro. 

La legisladora federal por Chiapas reconoció que el tema de la globalización se conoce más en el ámbito económico; sin embargo, comentó su influencia en el derecho es importante si se analiza desde enfoques integrales. 

En el evento, el director del Centro Mexicano de Responsabilidad Global (CEMERG) A.C., Francisco Plancarte y García Naranjo, indicó que la globalización del derecho debe enfocarse en los intereses y problemas que enfrenta la humanidad. 

Debemos trabajar, recomendó, para que estos intereses se encuentren por encima de los particulares, como en el derecho internacional, que es representado por una minoría que antepone sus beneficios a los de la población mundial.  Por ello, apuntó, “es necesario trascender hacia una verdadera evolución, hacia un derecho global”. 

El periodista y columnista político, Francisco Rodríguez, destacó que la globalización constituye uno de los signos distintivos de nuestro tiempo; aunque no es un fenómeno reciente, precisó, ha tomado más fuerza en el desarrollo tecnológico y tiene impacto en la economía, la política, la cultura y el derecho. 

Además, señaló, interviene en el medio ambiente, como en el cuidado, regulación y protección de los animales. Respecto a las telecomunicaciones, estimó importante analizar la regulación del ciberespacio y la problemática del ciberterrorismo, así como su vinculación a nivel internacional. 

De la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la académica Sonia Venegas Álvarez comentó que muchas de las problemáticas mundiales se deben al fenómeno de la globalización, el cual se define como la intensificación de las relaciones sociales, donde se vinculan unos con otros. 

“No podemos ignorar que ha traído ventajas en el ramo de la ciencia y la tecnología; sin embargo, muchos países aún sufren de epidemias como el ébola. Por ello, debemos analizar este fenómeno con objetividad”, comentó. 

El catedrático y especialista en Derecho Ambiental de la UNAM, Aquilino Vázquez García, al hablar del medio ambiente, dijo que la legislación respectiva está rebasada y sobreregulada; por ello, agregó es importante que el Congreso avale iniciativas, ponderando lo que se necesita y qué se debe abrogar y derogar. 

“Si vamos a pensar en globalización tenemos que redimensionar el andamiaje jurídico, nacional e internacional, porque de poco servirá que un país lo haga y otros no, provocaría problemas y coyunturas que dañarían a todos”. 

Puntualizó que los gobiernos federal, estatal y municipal, se deben coordinar para fomentar acciones cuyo fin sea la protección integral de todos los recursos naturales, y garanticen el derecho humano a un medio ambiente sano. 

En otro tema, el presidente de la Asociación Mexicana por los derechos de los Animales, Gustavo Larios Velasco, mencionó que Alemania, Costa Rica y Colombia tienen educación, respeto y tolerancia hacia todos ellos. “Cuentan con políticas que permiten que la denuncia por maltrato sea accesible, fácil y ágil; están totalmente apegados a la legalidad. 

La Constitución alemana, desde el año 2002,  estableció los derechos de los animales; Costa Rica prohíbe la cacería, y Colombia impide la comercialización de la fauna silvestre, abundó. 

Afirmó que la legislación mexicana es aceptable en materia de protección a los animales y suficiente para acabar con la crueldad; sin embargo, apuntó, la impunidad no permite que se aplique correctamente. Por ello, agregó, “matar animales y comercializarlos sigue siendo un negocio lícito e ilícito, además de un deporte divertido”. 

Por ello, consideró necesario impulsar convenios y tratados internacionales para garantizar el respeto por los animales y las especies amenazadas.

        Al dictar su ponencia “El derecho de las telecomunicaciones y la globalización”, el director del Grupo Mediatelecom, Jorge Fernando Negrete Pacheco, comentó que cada vez que la penetración de la banda ancha crece un 10 por ciento, impacta en el 1.3 por ciento del Producto Interno Bruto; por cada mil conexiones de Internet, se generan 80 nuevos empleos y, en los próximos ocho años, más del 90 por ciento de las profesiones van a necesitar habilidades digitales.  

        Enfatizó que la reforma de telecomunicaciones de 2013 estableció en el artículo 6 de la Constitución Política, como un derecho fundamental, el acceso a las tecnologías de la información, a la banda ancha, a los servicios de telecomunicaciones y al Internet. Al ser un derecho fundamental, sostuvo, es universal, interdependiente, indivisible y programático. 

        La globalización es, finalmente, parte de los nuevos paradigmas y es un elemento vital en los fenómenos de la comunicación digital, añadió. 

        Con el tema “El potencial del Blockchain para transformar el mundo de la abogacía”, el presidente de la Academia Mexicana de Derecho Informático, A.C, Joel Alejandro Gómez Treviño, afirmó que es viable implementar la tecnología Blockchain en el sistema jurídico mexicano relacionado con las votaciones. 

        Usualmente, expuso, se nos pide estar presentes para votar; sin embargo, ya se puede hacer a través de tecnologías como la Blockchain, y hay empresas mexicanas que ya la utilizan. Lo que se necesita, señaló, es voluntad política y propuestas para renovar la Ley Electoral. 

        Explicó que el Blockchain “es una cadena de bloques, un libro incorruptible de transacciones que pueden programarse para registrar cualquier tipo de valor. Se trata, dijo,  de una base datos descentralizadas, que no la posee una sola persona y es distribuida globalmente”. 

        Detalló que cualquier cosa que tengan valor se puede subir al Blockchain: dinero, acciones, bonos, títulos de propiedad e, incluso, votos de elecciones. Mencionó que Suiza será el primer país del mundo que tenga votaciones a través del Blockchain. 

        La diputada Dalia María Rocha Ladrón de Guevara (MC) enfatizó que se tiene una legislación electoral basada en la desconfianza de todos los ciudadanos en el sistema de votación mexicano; por ello,  consideró básico legislar en la materia para actualizar al Instituto Nacional Electoral.

        Agregó que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emite sentencias con un sistema totalmente antiguo, por lo que consideró necesario actualizarlo con tecnologías como el Blockchain. 

        Comentó que si un abogado asiste al tribunal deportivo de la FIFA, lo hace a través de un medio electrónico que utiliza el Blockchain; entonces, “si se tienen a nivel internacional tribunales que ya emiten su sentencias y laudos con esa tecnología, no veo por qué México no puede actualizar su legislación y realizarlo”. 

        Puntualizó que el interés de este foro es poder actualizarse y saber con qué medios se puede legislar y utilizar tecnologías como el Blockchain.  

Laura Coronado Contreras, académica de la Universidad Anáhuac  e integrante del grupo de investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), afirmó que el ciberterrorismo podría atacarse con la autorregulación, en donde los usuarios determinen lo que difunden en las redes sociales, o mediante una regulación global. 

Apuntó que en el ciberespacio es más fácil delinquir, toda vez que no existe una armonización en las legislaciones sobre las  sanciones para el ciberterrorismo. “En Estados Unidos, es  tipificado con una pena de 10 años de prisión, mientras que México se castiga de uno a cuatro años, lo que permite que haya paraísos para vulnerar la información de la red”. 

Explicó que este ilícito tiene como objetivo atentar contra los  sistemas operativos, ya sea para amenazar a la población, afectar la reputación de empresas o personas, conseguir más adeptos en organizaciones criminales, suplantar identidades o revelar información, entre otros. 

Consideró que la era digital debe ser una oportunidad para fortalecer la democracia, la justicia,  la educación, la salud, las comunicaciones, el comercio, el conocimiento, la transparencia y rendición de cuentas; sin embargo, el ataque al ciberespacio propicia que  los usuarios de la red sean víctimas de las “noticias falsas”, por lo que exhortó a verificar la fuente de la información que se difunde y consume. 

Sobre el desarme nuclear, Paúl Burgos Navarrete, maestro en Derecho Internacional por la UNAM, afirmó que este armamento es un peligro latente que coloca a la humanidad a un paso de la aniquilación. Por ello, convocó a los ciudadanos a exigir y presionar a los Estados a acabar con este arsenal, calculado entre 14 y 22 mil artefactos a nivel mundial. 

Urgió a reclamar un nuevo orden que garantice y transforme las instituciones globales, a fin de que las grandes empresas trasnacionales dejen de invertir en armamento y dispositivos nucleares. 

Las armas nucleares, enfatizó, son una amenaza para el medio ambiente, las generaciones futuras y la supervivencia de la humanidad; mientras existan, indicó, seguirá la división entre países poderosos y hegemónicos que olvidan que la raza humana es y será una sola. 

“No existe ningún beneficio con la existencia de armas nucleares, porque sólo traen sufrimiento, pérdida de esperanza, muerte y nunca bienestar para nadie”.

Advirtió que “no será posible transcender como civilización, si seguimos siendo los mismos ignorantes y retrogradas que fuimos al inicio del camino en el planeta. La vida es un milagro y por nuestro sentido  primordial de existir, los ciudadanos debemos exigir el desarme nuclear para preservar a las generaciones futuras”, destacó.

Compartir: