Miércoles, 17 Agosto 2016 21:49

Mujeres en el Senado “Basta de violencia política disfrazada de disciplina”

Por 
Valora este artículo
(1 Voto)

 Por Nancy Rodríguez

*Ser feminista... es para los que tengan Madre: Senador Gil Zuarth

* Discriminación de género lastima y lacera a la sociedad: Senadora Yolanda de la Torre

*Solamente quiero dejar algo muy claro: Esta lucha histórica no es de ego, es de justicia: Senadora Itzel Ríos

*La violencia política de género es ese silencio que habla: Senadora Lucero Saldaña

En el Senado de la República durante la inauguración de la “Mesa de Trabajo Legislativa sobre Violencia Política” Se acordó establecer un marco jurídico para castigar este hecho.

La senadora Itzel Rios del estado de Colima destacó lo siguiente: “Termíno con una experiencia personal diciendo que en alguna ocasión yo permití violencia política, porque a uno le enseñan, como mujer, esto es cultural, por eso lo digo, le enseñan que tiene que ser institucional”.

“A uno le enseñan –agregó-que tiene que cuidar ciertos patrones. Hoy entiendo que no es disciplina, es discriminación y hoy entiendo y espero que a partir de mi llegada menos mujeres sufran esta discriminación”.

 “los hombres –dijo- tienen mamás, tienen hijas, tienen hermanas y quién va a querer, un buen ciudadano, un buen ser humano, que sean hostigadas por un tema de género”.

De la misma manera la Senadora Lucero Saldaña de Puebla destacó lo siguiente:

“Después de un estudio de Doctorado con el tema de Paridad, con el tema del silencio que habla y la violencia política de género es ese silencio que habla, que nos habla todo el tiempo; y como aquí se ha dicho, si en el ámbito público, político, no reconocemos que esto existe, definimos y lo tipificamos; estamos incurriendo en una falta de democracia, por supuesto de igualdad.

“Quiero subrayar –indicó- que es necesaria la claridad del concepto, de la definición para la instrumentación, para que las instituciones, las autoridades puedan tener los elementos más claros y no pensar o no invisibilizar dentro de una violencia generalizada, lo que es violencia política de género”.

Por su parte la Senadora Yolanda de la Torre de Durango, señaló “Como promotora de una iniciativa en el tema, me parece que estamos en una gran, gran oportunidad. Y sólo quiero reconocer el trabajo de todos ustedes y especialmente de Diva, nuestra presidenta, que ha sido una luchadora incansable que no conoce “no”, insiste e insiste y ahí está; y creo que eso es lo que nos distingue, pero además lo que nos obliga a las mujeres que representamos a todas las mujeres del país en este Senado y en la Cámara de los Diputados.

“Estoy cierta -precisó la senadora- que en poco tiempo podemos darle al país un nuevo instrumento que erradique algo que daña, que lastima y que lacera no sólo la dignidad de las mujeres que participan en política; sino que lastima y lacera a la sociedad en su conjunto”.

En su participación  el Presidente del Senado de la República Roberto Gil Zuarth, puntualizó lo siguiente

"Yo agregaría que la actitud o la predisposición hacia ser feminista, de los hombres, también viene a los que tengan madre, en todo el sentido de la expresión; porque no es otra cosa –insisto– que pretender a través de la operación de las instituciones, de nuestras políticas públicas, de nuestras reglas de comportamiento, respetar el conjunto de derechos que no se les regaló a las mujeres, sino que derivan de su propia condición humana.

#La violencia política -agregó- se asoma como la gran amenaza del avance paritario en el país, a través del acoso se intenta pervertir la conquista histórica institucional de las mujeres para que tengan las mismas condiciones de participación política”.

El senador afirmó que “la regla constitucional de paridad tiene en la violencia política su mayor amenaza, es la forma de burlarla, es la forma de acosarla y de hacerla inaplicable” por lo que no debe verse únicamente en la competencia electoral, ya que también se da en el ejercicio del cargo público, dijo y se refirió el caso de una magistrada de un tribunal electoral que ha sido acosada en el desempeño de su responsabilidad, y del cual la Mesa Directiva analiza el procedimiento que seguirá, dado que no hay mecanismos de solución para estos casos.

La presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género, senadora Diva Gastélum Bajo, indicó que la mesa de trabajo busca contar con un marco jurídico adecuado para no estar buscando analogías para poder aplicar la ley, sino que “que sea un traje a la medida de la problemática que presenta las mujeres en el país”.

Por su parte, el subsecretario de enlace legislativo de la Secretaría de Gobernación, Felipe Solís Acero, afirmó que la participación política de las mujeres no tiene camino de regreso “ha llegado para quedarse”, por lo que se requiere garantizar las condiciones para que se desarrollen bajo el respeto absoluto a su derecho de participación.

Para ello, dijo, el Estado está comprometido en asegurar el cumplimiento de que la actividad política de las mujeres se desarrolle con el respeto de la sociedad y el amparo de la ley.

EL RETO MÁS GRANDE DEL ESTADO: DESTERRAR LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN POLÍTICA

Lorena Cruz Sánchez, presidenta del Instituto Nacional de la Mujeres (Inmujeres), aseguró que la violencia política por razones de género es una problemática que obstaculiza el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres, y con ello su avance hacia la igualdad. “Eliminarla es urgente si queremos lograr la paridad”.

Dijo que en las elecciones de junio pasado, se registraron casos de descalificaciones, misoginia, humillaciones públicas, golpes, secuestros, amenazas, e incluso asesinatos; a las mujeres indígenas no se les permite participar alegando usos y costumbres.

A su vez, Alfonso Pérez Daza, presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, comentó que la paridad de género en materia política sólo será posible a través del esfuerzo coordinado entre los órganos encargados de crear las leyes y los que las aplican e interpretan.

“Aún tenemos un largo trecho por delante para derribar las barreras que impiden el ejercicio real de los derechos políticos de las mujeres”, sostuvo.

El presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Constancio Carrasco Daza, sostuvo que el reto más grande del Estado es desterrar la violencia política hacia las mujeres, a través de una visión igualitaria y enfocada a consolidar la paridad.

 "Las instituciones del Estado debemos diseñar políticas públicas que trasciendan el ámbito normativo, que no se restrinjan al diseño del orden jurídico o a la interpretación judicial", resaltó.

Santiago Nieto Castillo, titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales de la PGR, indicó que a partir del año 2016 se encontraron 103 casos documentados ante la fiscalía, por violencia política o género.

La violencia de género no tiene rasgo partidista, ni rasgo geográfico. Se da en contra de militantes de todos los partidos políticos y en todos los espacios del territorio nacional; no obstante en los estados de la zona sur y sureste se encuentra una mayor presencia de incidencia delictiva en materia penal y electoral por casos de violencia política de género, detalló.

Visto 451 veces Modificado por última vez en Jueves, 01 Septiembre 2016 17:18

  

 

  

 

 

 

 

 

         

        

 

 

 

 

      

 

 

Mujeres de Oro Sólido