“Me quede sin voz!!!” me dice el presidente Peña Nieto entre la euforia priista

Escrito por

Por Nancy Rodríguez                     

Señalando con su dedo índice de la mano izquierda hacia su garganta, el Presidente externó

“Me quede sin voz!!!” me dijo directo a los ojos y acompañando sus palabras con una mirada que brillaba por la euforia y la adrenalina que corría por todo su cuerpo.

Me conmovió su sinceridad y sobre todo su confianza y lo único que atine  contestarle fue:

“Pero luce muy bien Sr Presidente, se ve muy bien”, le comenté,  a sólo 50 centímetros de distancia y con manos rodeándolo por todos lados queriendo tocarlo.

El me miró entre brazos y manos y sonrió complacido, asentando con su cabeza.

“Gracias, muchas gracias” me contestó, y siguió el recorrido señalado por los guardias de seguridad.

En mangas de camisa blanca, saludaba uno a uno  a los cientos de militantes priistas que se empujaban y atropellaban para alcanzar la mano del mandatario.

Un rostro enrojecido que no dejaba de sonreír, de agradecer, corresponder, retribuir y devolver  las muestras de cariño que recibía.

Apretón de manos, abrazos llenos de sudor y besos efusivos de las mujeres priistas que se abalanzaban sobre él.

Se sentía la temperatura alta. Porras de los estados, de la escuela de cuadros, de los jóvenes priistas y de las mujeres del partido.

Aquello era un festival de optimismo, entusiasmo,  ímpetu y  alegría  al paso del presidente de México.

“Tócale la mano”, le decía una mujer a otra.  “Acércate más”, un caballero empujaba a su compañera.

Un Peña Nieto entero, feliz, efusivo que en su discurso ofreció “El corazón” a la militancia priista.

Eso conmovió a los presentes, y al Presidente de México le hizo quebrar la voz.

Si, se le quebró la voz al hablar con el corazón en la mano.

“Pero podía faltar algo de voz a veces, pero lo que nunca faltaba, como hoy no está ausente, es la entrega de corazón que el Presidente de la República quiere hacer con su partido”.

“Este corazón del Presidente, pero de su compañero de partido tiene memoria, tiene afecto y guarda un corazón aquí que siempre mostrará afecto y gratitud para todas y todos aquellos que me han apoyado, que me han respaldado, y que me permiten cumplir con la alta responsabilidad que los mexicanos me han confiado para conducir los destinos de nuestra Nación”.

El hombre, el ser humano, el rostro de la sinceridad abrió paso a un Peña Nieto sensible y conmovido ante su militancia.

“Juntos hemos compartido logros y éxitos, pero también he contado con ustedes en los momentos de adversidad”, les dijo

Y agregó “Valoro y agradezco a mis compañeros el aliento y la fuerza que me han brindado para sortear las tormentas sin perder el rumbo”, señaló

Miles fueron testigos de un ser humano que se entregó y con gratitud provocó vivas y aplausos.

Se percibió un  Presidente afectivo, emotivo y cercano en su discurso, y exhortó a la militancia priista a lo siguiente:

“Es tiempo de que el PRI renueve su misión ética y social en favor de los menos favorecidos, de los que padecen hambre y viven en marginación”.

“El PRI tiene que ser el partido solidario, el que procura a los adultos mayores y abre oportunidades a las personas con discapacidad”.

“El PRI tiene que ser el principal aliado de los trabajadores y campesinos; el auténtico promotor de los emprendedores y el firme respaldo de las clases medias que buscan mejorar sus condiciones de vida”.

“El PRI tiene que ser el partido de la igualdad y la libertad. El partido que reconoce y empodera a las mujeres. El partido que incluye y da voz a quienes son discriminados”, puntualizó el Presidente Enrique Peña Nieto.

Así transcurrió el evento: Unidad para Continuar la Transformación de México en la sede principal del Partido Revolucionario Institucional. (PRI)

Compartir: