Comparece Rosario Robles ante senadores y diputados

Escrito por

Senadores y diputados que integran la Segunda Comisión de la Permanente analizaron con la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, los resultados de la política que implementa la dependencia en el combate a la pobreza.

El senador Juan Gerardo Flores Ramírez sostuvo que el problema de la pobreza es multifactorial y debe enfrentarse con políticas sociales y económicas, lo que ha dado como resultado que el promedio de carencias sociales de la población en pobreza y pobreza extrema han disminuido o siguen una tendencia a la baja.

“Me parece que en México vamos por el camino correcto; hemos emprendido reformas importantes”, que han empezado a dar resultados, y esto se verá reflejado en el ingreso de las familias con el paso de los años, agregó el legislador al fijar la postura del Partido Verde Ecologista de México.

Por el Partido de la Revolución Democrática, el senador Luis Sánchez Jiménez exigió la renuncia de Robles Berlanga y consideró que México atraviesa por una situación social inadmisible y regresiva, a pesar de que se han invertido miles de millones de pesos en el combate a la pobreza, en particular a la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Dijo que mientras no se dinamice el mercado interno y se combata a fondo la corrupción y la inseguridad en el país, cualquier esfuerzo y estrategia para superar la creciente desigualdad, que padece más de la mitad de los mexicanos, la política “resulta simplemente asistencialista”.

La senadora Mariana Gómez del Campo Gurza, del Partido Acción Nacional, acusó que la Cruzada Nacional contra el Hambre asumió como prioridades a municipios de Oaxaca, Estado de México y Veracruz, estados en los que los niveles de pobreza crecieron.

Esto confirma, agregó, que “la Cruzada fue un éxito propagandístico probablemente, pero un fracaso como política”. En México, enfatizó, existen dos millones más de pobres, solamente 80 mil personas dejaron la condición de pobreza extrema y las familias mexicanas tienen 3.5 por ciento menos ingresos, en términos reales, que en 2012.

La diputada Lilia Aguilar Gil, del Partido del Trabajo, reconoció que “pobreza no es culpa de esta administración”, sino de una serie de fallidas políticas públicas que se intensificaron durante el sexenio de Carlos Salinas y que continuaron en la pasada administración y lo que va de este gobierno.

Señaló que los programas sociales, no sólo en esta administración, son utilizados para “buscar votos” y planteó que la Secretaría de Desarrollo Social implemente un programa específico y transversal para dictar los lineamientos para el combate a la pobreza.

Por Nueva Alianza, la diputada María Sanjuana Cerda Franco acotó que mientras la mitad de la población padezca pobreza y el 80 por ciento sufra alguna carencia social básica, México no podrá consolidar su democracia y mucho menos restaurar la confianza y la legitimidad de las instituciones.

“Esta situación --dijo-- es ancestral y sus causas son estructurales, no se deben a la ineficiencia o la insensibilidad de tal o cual gobierno”, pero “quienes tienen y han tenido una responsabilidad de gobierno y la administración del país han contribuido a que las condiciones de pobreza y marginación persistan, se profundicen o disminuyan”.

El diputado de Movimiento Ciudadano, Danner González Rodríguez, acotó que se necesita cambiar el rumbo y combatir el problema de manera coordinada entre las diferentes instancias involucradas y diferentes niveles de gobierno.

Dijo que a la pobreza se le combate también con la generación de fuentes de empleo, con una economía fuerte, sin castas políticas, e indicó que el desarrollo social no es una concesión graciosa, sino una obligación del Estado.

A nombre del Partido Revolucionario Institucional, el diputado Alejandro Montano Guzmán precisó que no se puede alcanzar prosperidad en México, si primero no se garantiza “un techo mínimo de bienestar a los más pobres entre los pobres”.

Recordó, entre otros datos, que la pobreza alimentaria disminuyó en 57.7 por ciento; la carencia de acceso a la salud se redujo en 23.7 por ciento; la falta de calidad y espacios de vivienda bajó 18.3 por ciento; y la pobreza de servicios básicos, registró un decremento de 13.9 por ciento.

En su intervención inicial, Robles Berlanga acotó que la política social es transversal y corresponde a muchas dependencias del gobierno de la República, así como a los administraciones estatales, el avanzar en esta materia.

Destacó que en la Encuesta de Ingreso y Gasto del Instituto Nacional de Estadística y Geografía se da cuenta de que el ingreso medio de los mexicanos disminuyó en un 3.5 por ciento, pero el único decil que registra un incremento es el de los más pobres, donde se concentra la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Además, dijo, de acuerdo al Módulo de Condiciones Socioeconómicas, que es como mide la pobreza Consejo Nacional de la Política de Desarrollo Social (Coneval), “el ingreso de las familias mexicanas no disminuyó, aumentó en un 0.1 por ciento, y los primeros cuatro deciles incrementaron su ingreso, de manera especial los deciles uno y dos, que es donde concentra su acción la Secretaría”.

La funcionaria dijo que este gobierno asumió que la política social iba de la mano de la política económica, y que la gran apuesta del Presidente en este sentido, a sabiendas de que no era un resultado en el corto plazo, fueron las reformas estructurales.

Afirmó que la evaluación del Coneval es una foto de 2014, que registra una disminución de la pobreza extrema y, en el decil más bajo de la población, una reducción de las carencias, tanto para las personas en condición de pobreza como en pobreza extrema.

“Negar estos avances es negarnos nosotros mismos como país. No es el resultado de un partido político o de otro. Es el resultado de muchos años de esfuerzo para disminuir estas carencias y para mejorar el acceso de los mexicanos a la salud, educación, vivienda, a la alimentación y a otros derechos sociales”, expresó

En el 2015, reiteró, “ya estamos en otro panorama a pesar de este entorno económico internacional tan desfavorable. Sin embargo, acotó Rosario Robles, el gran reto está en las zonas urbanas, pues 71 por ciento de la población pobre, de acuerdo a esta última medición de Coneval, está en las ciudades.

En la ronda de preguntas, la diputada María Sanjuana Cerda Franco, de Nueva Alianza, cuestionó: ¿cuáles fueron las acciones que se aplicaron en el manejo discrecional de los programas sociales durante la elección pasada? y ¿dónde se aplicaron?

A su vez, la diputada Lilia Aguilar Gil, del PT, coincidió con Robles Berlanga en que la política social debe ser transversal, pero pareciera que “está tratando de distribuir la culpa”, porque si la Secretaría es cabeza de sector, ¿entonces no tenemos una política social única para los estados y para las secretarías?, cuestionó.

Por Movimiento Ciudadano, Danner González Rodríguez dijo que “de poco o nada servirá una política asistencialista”, que otorgue mayores recursos a los estados que se encuentran en situación de pobreza, si no se lo otorgan mayores facultades a la Auditoría Superior de la Federación para llevar a cabo acciones en las entidades en las que se desvían recursos públicos o se ejercen de manera irresponsable.

En su turno, el senador Juan Gerardo Flores Ramírez destacó que para que se pueda explotar el máximo potencial de la Cruzada Nacional contra el Hambre, se requiere, además de la coordinación de las acciones de las 19 dependencias que están involucradas y los 90 programas de la Administración Pública Federal, un padrón único de beneficiarios.

La diputada del PRD, Lourdes Amaya Reyes, aseveró que ningún gobierno, cualquiera que sea, ha sido capaz mitigar las difíciles condiciones en que vive más de la mitad de la población del país, por lo que cuestionó la función y resultados de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Fernando Rodríguez Doval, diputado del PAN, expuso que la reforma fiscal es, quizá, uno de los factores por los que se ha incrementado la pobreza y reducido la clase media.

El senador del PRI, Manuel Cavazos Lerma, aseguro que la actual administración ha dejado atrás programas asistencialistas, electoreros y fantasmas, para pasar a proyectos productivos e incluyentes que aumentan y democratizan la productividad e incrementan el salario y el crecimiento económico.

La diputada Gloria Bautista Cuevas, del PRD, cuestionó: ¿cómo se explica el crecimiento de la pobreza alimentaria a 19.7 por ciento, cuando la meta era de 15 por ciento? Además exigió la renuncia de la secretaria y sus colaboradores, “por el fracaso del desarrollo social de millones de mexicanos”.

En su turno, la diputada Esther Quintana Salinas, del PAN, señaló que en México no se ha logrado la autosuficiencia, y preguntó qué modificaciones implementará la Sedesol para que el próximo año, los resultados de combate a la pobreza sean positivos.

Por su parte, el senador Ernesto Cordero Arroyo, del PAN, señaló que la política social de nueva generación a la que se refirió la funcionaria “presenta resultados muy mediocres”, pues se presenta como un logro de la Cruzada Nacional contra el Hambre que 87 mil mexicanos dejaron atrás esta condición entre 2012 y 2014, pero entre 2010 y 2012, antes del programa, salían de la pobreza extrema un millón 336 mil personas.

El diputado del PRI, Javier Guevara González, enfatizó que se debe considerar que los ingresos de la población trabajadora son una responsabilidad compartida de los corporativos empresariales, por lo que preguntó cuáles son las medidas que lleva a cabo la Sedesol para aminorar los efectos que trae la dinámica demográfica en el aumento de la pobreza.

En su respuesta, Rosario Robles dijo que cuando se habla de una visión transversal “no estamos diciendo que le echamos la culpa a otros”, sino que entre todos tenemos que tejer una estrategia para dar una respuesta eficaz y efectiva de combate a la pobreza, porque si “lo limitamos exclusivamente a una Secretaría estaríamos entendiendo muy mal la complejidad del problema”.

Manifestó su preocupación por que en un tema tan importante, que tiene que ver con la vida de millones de mexicanos “haya venganzas personales y no discusiones de fondo”.

La funcionaria asentó que el padrón único de beneficiarios es un instrumento fundamental para la focalización y transparencia, por lo que “hemos construido un padrón único de Sedesol” y “hemos planteado a los estados que podamos tener un padrón único nacional, eso es lo ideal, porque es información que debe integrarse para definir políticas con eficacia.

La secretaria de Desarrollo Social explicó que se firmó con el Instituto Nacional Electoral un convenio de blindaje electoral para la elección concurrente, lo que les obligó a anticipar el pago de los programas Prospera y de Adultos Mayores, para evitar interpretaciones o uso de estos recursos; por lo que durante los 45 días que duró la elección no se manejaron fondos.

También respondió a los legisladores que la Organización de las Naciones Unidas ha reconocido el esfuerzo que México realiza con la Cruzada Nacional contra el Hambre, y la disminución de la población que padece hambre, de acuerdo a los indicadores del organismo internacional.

Compartir: